Nuestro cuerpo dispone del denominado ritmo circadiano, es decir, una especie de “reloj interno” que indica cuándo debemos dormir y cuándo mantenernos despiertos. Es conocido por todos y refrendado por múltiples investigaciones que no solo la duración de las horas de sueño, sino la regularidad del horario del mismo, juega un importante papel para el bienestar y el mantenimiento de nuestra salud.

El trastorno del sueño denominado jet lag, o trastorno de desfase horario, suele ser una irregularidad transitoria que puede afectar a cualquier persona que viaje a través de varios husos horarios en un breve intervalo de tiempo. En estas circunstancias, nuestro reloj interno sigue sincronizado con la franja horaria habitual y ello altera el funcionamiento de los procesos corporales ligados al mismo.

El desorden será más severo cuantos más husos se hayan atravesado, especialmente si se viaja en dirección este.

El jet lag puede resultar un muy molesto efecto colateral de nuestros viajes.

 jet-lag-efecto-viaje

No nos permite estar completamente presentes los primeros días, disminuyendo el disfrute de las vacaciones o el rendimiento de un viaje de negocios, pues provoca alteraciones neurohormonales que se traducen en insomnio y somnolencia diurna, fatiga, sensación general de malestar, falta de concentración, confusión, cambios de humor e incluso problemas gastrointestinales.

Su duración es variable en cada individuo, en función de su capacidad de adaptación, pero se estima que el cuerpo necesita alrededor de un día para adaptarse por cada zona horaria atravesada, de modo que muchas veces, cuando se supera el jet lag… ¡ya es hora de volver a casa!

También existe un jet lag que puede afectarnos sin necesidad de viajar tan largas distancias. Nos referimos al jet lag social, que aparece ante diferencias importantes en las horas de sueño durante el fin de semana respecto a los días laborables.

Asimismo, pueden sufrirlo aquellas personas cuyas obligaciones laborales se traducen en turnos de trabajo variables durante las 24 horas. La interrupción continua de los patrones de sueño puede alterar nuestro reloj biológico. Los estudiosos de este fenómeno comparan el punto medio de sueño los días laborables (por ejemplo, si se duerme de 23 a 7h el punto medio serían las 3) con el punto medio de sueño durante el fin de semana (de 1 a 11h de la mañana, con un punto medio a las 6). En este ejemplo, el desfase o jet lag sería de 3 horas.

Son numerosos los investigadores que han descrito una relación no causal entre el jet lag social y varios indicadores metabólicos de pobre salud. Parece que una diferencia de jet lag social de dos horas es el límite a partir del cual empiezan a observarse bio-marcadores alterados, irregularidad en la alimentación con picoteos de alimentos poco saludables y, por lo tanto, aumenta el riesgo de alteraciones vinculadasal Sindrome Metabólico, como la obesidad, diabetes o problemas de corazón, peor estado anímico y mayor fatiga y somnolencia según un estudio del Consejo de Investigación Médica de Reino Unido y el Instituto Nacional para el Envejecimiento de Estados Unidos.

 jet-lag-social

Dicho fenómeno se observa frecuentemente en los jóvenes y adolescentes que, por sus horarios desordenados con frecuencia, acusan falta de concentración, mala memoria y disminución en su capacidad para resolver problemas complejos, mayor consumo de comida basura, con el consiguiente aumento de peso, frustración, malhumor y alteraciones otras del estado del ánimo y del comportamiento. Por otra parte, el sueño está íntimamente ligado a la inmunidad: cuando dormimos se activa nuestro sistema inmunológico.

pantalla-movil-insomnio

Todos los cambios que se viven en la adolescencia con la alteración del ritmo circadiano pueden desencadenar trastornos a más largo plazo. El adolescente debe entender que no puede recuperar el sueño perdido durmiendo el domingo entero.

Un aspecto a tener en cuenta por parte de niños y adultos: mirar la pantalla del ordenador hasta tarde es perjudicial porque afecta la secreción de melatonina, la hormona que secreta la glándula pineal cuando empieza a oscurecer y deviene en una cascada de ritmo biológico para que nos vayamos a dormir. El dormitorio debe estar a oscuras y en silencio.

Nunca se insistirá lo suficiente en la necesidad de un sueño de calidad que actúa en toda el área cognitiva, la atención y la memoria; estabiliza el humor y el estado de ánimo y consolida el aprendizaje; al igual que la comentada relación con el sistema inmune.

Para la prevención del jet lag y el reajuste orgánico y cognitivo a situaciones de desajuste horario, Laboratorios Heliosar ofrece una potente herramienta en forma de strips: HELIOCALM

Esta combinaciónproporciona melatonina y vitamina B6 esencial para la nutrición del sistema nervioso, disminuyendo notablemente la sensación de fatiga. Esta asociación facilita un sueño reparador, de calidad, con la percepción de haber descansado muy bien y sin la molesta “resaca” que acompaña muchas veces a productos recomendados para el insomnio.

HELIOCALM, por tanto, resulta beneficiosa en casos de jet lag, contribuye a la recuperación de ciclo sueño-vigilia y a una adaptación integral del organismo frente a los cambios.

Por todo ello, tener en cuenta la posibilidad de un trasfondo de desajuste del ritmo circadiano en la dinámica frenética en el mundo global y 24/7 que vivimos actualmente, donde tan importante es una rápida y eficiente adaptación a las demandas del día a día, como las medidas de reajuste que requerimos para hacerlas frente.

heliocalm

Para ver el catálogo completo de complementos de Heliosar, haga click en el siguiente vídeo: