La onagra es un género que incluye unas 145 especies de plantas de la familia Onagraceae. El aceite de onagra debe sus propiedades a su composición rica en ácidos grasos de la serie omega-6, mayoritariamente, ácido linoleico –LA– y ácido gama linolénico –GLA-.

Nativa de Norteamérica, tradicionalmente, las tribus la aplicaban en forma de cataplasmas para curar heridas superficiales y también comían sus semillas y hojas para tratar afecciones respiratorias y gastrointestinales. En nuestros días, su uso es conocido, fundamentalmente, por las bondades que el aceite de su semilla aporta en la regulación del ciclo hormonal femenino.

Además de la onagra, el aceite vegetal que se obtiene de las semillas de la borraja, Borago officinalis, también es fuente natural de GLA, LA, así como de vitamina E (tocoferol).

Estos ácidos grasos poliinsaturados son esenciales para el cuerpo humano, es decir que debemos ingerirlos mediante la alimentación, porque nuestro organismo es incapaz de sintetizarlos a partir de otros principios inmediatos. Son importantes para la protección de las membranas celulares y precursores de compuestos hormonales, además de poseer un alto efecto antiinflamatorio y antiálgico, siendo considerados como efectivos calmantes de origen natural.

El LA está presente en frutos secos, como cacahuetes, almendras, aguacate, aceite de girasol y de maíz. Una ingesta insuficiente de LA derivaría en una deficiencia de GLA que podría predisponer a todo tipo de reacciones inflamatorias en el organismo.

Sin embargo, el consumo suficiente de LA en la dieta no siempre asegura unos niveles adecuados de este ácido omega-6, ya sea por una deficiencia enzimática, la ingestión de ácidos grasos trans o por un consumo deficiente de zinc, magnesio y vitamina B6. El tabaco, el alcohol y el estrés también contribuyen a ese posible déficit. Por ello, cuando es necesario, se aconseja suplementar con alimentos o complementos ricos en ambos, LA y GLA.

Los compuestos fenólicos y la vitamina E del aceite de borraja poseen actividad antioxidante y ayudan a neutralizar los radicales libres que son los responsables del daño oxidativo de los tejidos asociado al envejecimiento. Por otra parte, el tocoferol, unido a aceites vegetales ricos en ácidos grasos gamma-6, refuerza su poder antioxidante y permite mantener las características organolépticas de estos durante más tiempo.

Suplementar nuestra dieta con un aporte extra de aceite de onagra, borraja y vitamina E puede producir efectos beneficiosos para nuestra salud y bienestar que se reflejen en:

  • Piel: una ingesta regular de aceite de onagra y borraja refuerza la función de barrera de la piel, mejora su elasticidad y suaviza su superficie ayudando a incrementar la luminosidad. Estos aceites mantienen la piel hidratada y le aportan nutrientes que, junto a la vitamina E, ayudan a mantenerla joven. También juegan un papel importante cuando existe una alteración del equilibrio cutáneo. En estos casos, reducen la hinchazón, el enrojecimiento, la descamación, el picor y las erupciones asociadas a afecciones dermatológicas inflamatorias (eczemas, dermatitis, etc.) y desequilibrios hormonales (acné).

  • Cabello y Uñas: por el reequilibrio hormonal que propician, los aceites gamma-6 como el GLA y el LA, así como la vitamina E, ayudan a restaurar la estructura de las faneras. Por ello resultan de gran utilidad para regenerar uñas quebradizas y fortalecer el cabello, disminuyendo su caída.
  • Ciclo Menstrual: la acción combinada de los aceites vegetales de onagra y borraja potencia sus propiedades beneficiosas para la mujer, en todas las etapas de su vida. Durante sus años fértiles, contribuyen a regular la menstruación y a aliviar molestias físicas y psíquicas relacionadas con esta y con el síndrome premenstrual como el dolor, la hinchazón, la retención de líquidos, la mastalgia (dolor de senos) y la irritabilidad o la depresión. En la menopausia mitigan los sofocos, la sudoración excesiva, la sequedad vaginal y atenúan los cambios de estado de ánimo. Pueden servir de apoyo en tratamientos de infertilidad femenina, ya que con la regulación hormonal se facilitaría la ovulación. Los ácidos omega-6 también son esenciales para la contracción y relajación del tejido muscular, lo que ayuda a tonificar los músculos del útero preparándolos para el embarazo.
  • Huesos y Articulaciones: gracias al efecto antinflamatorio y antioxidante de los omega-6 y la vitamina E, los suplementos de onagra y borraja disminuyen el dolor, la inflamación y la rigidez asociados a dolencias inflamatorias o degenerativas de las articulaciones y previenen la pérdida de su funcionalidad. El aceite de onagra aumenta la absorción del calcio ayudando a mantener una buena masa ósea.

Laboratorios Heliosar ofrece ONAGRA + BORRAJA + VITAMINA E, un producto por que integra en su composición una mezcla de Aceite de Borraja (Borago officinalis L.), Aceite de Onagra (Oenothera bienis L.) y Vitamina E.

  • Protección celular frente al daño oxidativo por lo que favorece un mantenimiento saludable de la piel y faneras (cabello y uñas).
  • La regulación de la función femenina.
  • Óptimo funcionamiento articular.

Su presentación en forma de gummies de agradable sabor mejora su biodisponibilidad, al aumentar el tiempo de contacto con la mucosa sublingual. Igualmente, no contiene gluten ni lactosa.

Por su equilibrada composición y exclusiva presentación, ONAGRA + BORRAJA + VITAMINA E, constituye un valioso aliado de la mujer, cuidándola, a lo largo de su vida, interna y externamente.